press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
1/1

El Nido de Quetzalcóatl es un proyecto arquitectónico del arquitecto Javier Senosiain del año 2000. La creación de este espacio fue un reto a nivel de de construcción debido al terreno irregular de 5,000m2 en el cual se encuentra, sin embargo con el paso del tiempo se logró crear un conjunto habitacional de 10 departamentos, rodeado de jardines, espejos de agua y un bosque de encinos. 

 

Localizado en Naucalpan, Estado de México, El Nido de Quetzalcóatl es un hábitat que busca integrar a los humanos a la naturaleza, evitando afectar al ecosistema local. A un costado de El Nido se encuentra el Parque Quetzalcóatl, un proyecto creado para la preservación de este pulmón verde al norponiente de la Ciudad de México.

En el terreno podemos encontrar varias cañadas que son parte indispensable del ecosistema, ya que se absorbe el bióxido de carbono, se produce oxígeno, se regula la temperatura y se mantiene la humedad. Por otro lado, el agua que desechan las casas, pasa a la planta de tratamiento con la que cuenta el conjunto, después de tratada es enviada también al espejo de agua, para el riego de las áreas verdes. 

La estructura principal es el cuerpo de Quetzalcóatl, de cuerpo maleable y hecho de ferrocemento de un colorido iridiscente; esmeralda dorado que combina con un azul violeta profundo, como las plumas del quetzal, cuerpo ondulante que se sumerge, penetra y emerge, para volver a refugiarse en el mundo interior de donde proviene. La serpiente cósmica que establece una mediación entre el cielo y la tierra, y en cuyo volumen interno que es de 6.50 m. de alto por 8.60 m. de ancho con doble nivel se encuentran las casas, de aproximadamente 200 m2 cada una; con bóvedas internas, muros de colores cálidos, terrosos y semicurvos, y distintas ventanas con vistas sorprendentes hacia los jardines

El acceso a los departamentos se logra por el lomo de la serpiente, a través de un pasillo largo se desciende a las tres primeras casas y bajando una escalera a las siete restantes. Para llegar a estas últimas, se baja a un nivel y cada lado encontramos una vivienda, debajo de éstas hay otras dos. Finalmente en el descanso de la escalera hay un puente colgante que conecta a las últimas tres casas. Entrando al condominio, junto al acceso peatonal, aparece en el crótalo de la gran serpiente que es una construcción de tres plantas: En la superior -cascabel- se encuentra el depósito de agua, debajo de ésta la caseta de vigilancia y en la interior el cuarto de máquinas y bodegas para cada una de los departamentos.